Calentamiento Súbito Estratosférico en marcha ¿consecuencias para España?

17/02/2018

Evolución de la temperatura media zonal del último año al nivel de 10 hPa, para el estrato 90ºN a 65ºN. Crédito: NOAA.

Durante la última semana se han producido cambios importantes en la Estratosfera, desde el punto de vista meteorológico. El vórtice polar se está viendo perturbado como efecto de un Calentamiento Súbito Estratosférico (CSE) que está llevando a las temperaturas a valores de récord en algunos niveles de este estrato atmosférico. Quizás desde 2009-2010 no se veía una situación tan interesante, pero aún no se ven claros sus efectos en los patrones meteorológicos troposféricos de las próximas semanas.

En el foro llevamos siguiendo con mucho interés todo este proceso desde que solo era una mera previsión.

¿Qué es un Calentamiento Súbito Estratosférico o CSE?

Un CSE es, tal como expresa por sí mismo el término, un calentamiento súbito que se produce en un estrato de un grosor variable en la Estratosfera.

Comparativa de campos de altura geopotencial (valor y anomalía) al nivel de 10 hPa. 14 diciembre 2015 vs. periodo 1-16 marzo 2016.

Para poder entender mejor este fenómeno, hay que saber cuáles son las condiciones normales que se pueden encontrar en este estrato de la atmósfera terrestre. Así, una Estratosfera en condiciones normales, va a mostrar un vórtice polar en el que los vientos giran en sentido antihorario (como en cualquier borrasca o sistema de baja presión), y al que se asocia temperaturas muy bajas.

Sin embargo, cuando se produce un CSE, el vórtice polar se ve perturbado, debilitándose, dividiéndose en dos, propagándose fuera de su posición normal sobre el Polo Norte, o en los casos más extremos y de mayor interés, invirtiéndose sus vientos, que comienzan a girar en sentido horario.

El calentamiento que se produjo durante el invierno de 2009 – 2010 es uno de los casos más interesantes jamás registrados, por la intensidad del mismo, como por la reversión de los vientos del vórtice polar, con consecuencias dramáticas en los patrones meteorológicos entre Norteamérica y Europa.

Y para entender mejor cómo se revierte la circulación de vientos, esta animación en 3 dimensiones de un evento de CSE ocurrido a finales de enero de 2009 viene de perillas.

Sobre todo porque permite ver cómo se propaga por los diferentes niveles atmosféricos hasta llegar a la superficie.

Y es que, los CSE se asocian por lo general a un debilitamiento de la corriente en chorro polar, lo que a su vez se asocia a su expansión y desplazamiento hacia latitudes más bajas, favoreciendo la expansión de masas de aire polar y ártico de igual manera. Finalmente y como podrás imaginar, esto favorece que se produzcan olas de frío tanto en Norteamérica como en Europa.

Sin embargo, esto no siempre ocurre. Además, durante la primavera, en la Estratosfera se va produciendo una reversión de la circulación de los vientos y un calentamiento progresivo que indica el cambio desde la estación invernal hacia la estación estival, cuando la reversión es completa y el calentamiento natural alcanza su máximo.

Cuando se aproxima este cambio natural, se producen eventos que reciben el nombre de calentamiento estratosférico final y que no tienen nada que ver con los CSE. De este modo, no queda completamente claro si este episodio que se va a producir, estando ya en marzo, se asocia a un verdadero CSE, o tendrá alguna relación con la proximidad de la primavera.

Sea como fuere, estos eventos suelen tardar unas 2 o 3 semanas en tener reflejo en la Troposfera.

El Calentamiento Súbito Estratosférico de febrero de 2018.

Evolución de la temperatura media zonal del último año a diferentes niveles estratosféricos (70, 50, 30, 10, 5 y 2 hPa), para el estrato 90ºN a 65ºN. Crédito: NOAA.

En este panel podemos observar la evolución de la temperatura media zonal del último año (línea roja) para la región 90ºN – 65ºN y diferentes niveles de la Estratosfera. La línea punteada de color verde que a penas se ve, muestra el valor medio de la temperatura de cada uno de esos niveles según la serie de mediciones. Por encima y por debajo, el trazo discontinuo negro, los valores máximos y mínimos alcanzados en dicha serie. La línea que nos interesa es la de color rojo, y observamos cómo supera a la línea de valores máximos en varios niveles estratosféricos. Es decir, está alcanzando valores récord.

Análisis de temperatura a través del satélite NOAA-15 para diferentes niveles estratosféricos (70, 50, 30, 10, 5 y 2 hPa), 14 de febrero de 2018. Crédito: NOAA.

En cuanto a temperaturas, también podemos ir observando cómo se distribuyen estas en función de diferentes niveles estratosféricos. El CSE se hace muy notorio en el nivel de 10 hPa.

A pesar de este CSE, no está claro que se vaya a producir una reversión de los vientos del vórtice polar, aunque sí una fuerte perturbación.

Y da la impresión de que estos movimientos pueden ser suficientes como para que se produzcan cambios importantes en los patrones meteorológicos troposféricos entre Norteamérica y Europa, con unas previsiones bastante interesantes por parte del modelo europeo…

Presión a nivel de la superficie y altura geopotencial de 500 hPa. Panel de previsión a 9 días. Modelo europeo IFS/ECMWF. Crédito: wetterzentrale.

De hecho, en este panel se observa cómo se forma un anticiclón de bloqueo anómalo entre las Islas Británicas y la Península Escandinava que podría favorecer que las bajas presiones llegasen a España desde este y oeste… Sin embargo, al menos de momento, el modelo americano GFS se desmarca de esta tendencia…

Habrá que seguir vigilando la evolución de los pronósticos para saber si este CSE va a tener por fin efectos en nuestro país, y cuáles serán…

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *