Descenso de las temperaturas para la semana que viene

Anomalía de temperatura (colores) y geopotencial (líneas), a 850 hPa. Previsión modelo GFS para el 10 de agosto de 2017, 00 UTC.

Tras unas jornadas de nuevo muy calurosas en todo el país, por fin podemos anunciar un descenso de las temperaturas que por lo menos afectará a la Península Ibérica. A continuación te contamos todos los detalles.

Nuevas advecciones de masas de aire subtropical muy cálido han provocado que el calor haya vuelto a ser noticia en numerosos lugares, especialmente en Baleares, en la mitad sur del país, y a partir de hoy, también en Canarias. En algunas de estas zonas incluso han vuelto a caer récords de temperaturas máximas y mínimas más altas para un mes de agosto y, como efecto colateral, que las aguas del Mar Mediterráneo muestren unas temperaturas también muy elevadas, por encima de los 30ºC en algunos puntos.

Sin embargo, si se cumplen las previsiones, la semana que viene notaremos una gran normalización de las temperaturas, especialmente en la Península y Baleares, y tanto más cuanto más al norte. Canarias parece que va a quedar al margen una vez más, estando allí bajo un régimen de calima y temperaturas todavía bastante elevadas.

Superposición de mapas: asociación de expansión de masas de aire polar marítimo (850 hPa) con una profunda vaguada en altura (300 hPa). Modelo GFS, previsión para el 10 de agosto de 2017, 00 UTC.

Esta imagen, aunque a primera vista puede ser un tanto caótica al estar compuesta por dos mapas superpuestos en semitransparencia, aporta información muy valiosa.

En la imagen de base se muestra la temperatura a 850 hPa en colores (los más cálidos representan las temperaturas más altas; los más fríos, a las más bajas) y la altura geopotencial en líneas. En la imagen superpuesta, el viento en colores y la altura geopotencial en líneas, ambos parámetros para el nivel de 300 hPa.

Así pues se observa cómo, a la vaguada con eje Noruega-Francia-Euskadi, bordeada por un ramal del Chorro Polar dibujando una “U”, se le asocian masas de aire frío polar marítimo. Mientras que a las dorsales, especialmente la que surge en respuesta al avance de la vaguada, se le asocian masas de aire cálido subtropical.

Esto quiere decir que la vaguada en altura y un régimen de vientos del norte y noroeste en superficie, serán los responsables de esa normalización térmica.

De hecho, según la información aportada por este tuit, en algunas zonas las temperaturas máximas podrían ser inusualmente bajas para esta época del año, sobre todo en Francia (índice EFI, índice de rareza del parámetro al que hace referencia; en este caso, temperaturas máximas a 2 m. de la superficie).

¡Esperemos que se cumplan estas previsiones y el calor nos dé un respiro!

Un comentario

  1. Anetus dice:

    La situación sinóptica tiene un cierto parecido con la acaecida en Enero de 2017 (del 16 al 18) y que produjo en el Valle de Benasque (Pirineo de Aragón), una gran nevada de 1,20 metros de espesor. El flujo polar marítimo, bien orientado por el anticiclón atlántico fué el motor de aquella situación y también el rector de la actual, que nos puede dar temperaturas de Oº en los tresmiles y hasta 4º en lugares habitados como Cerler.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *