Episodios de tiempo severo ligados al impacto del Cambio Climático en el Chorro Polar

A la izquierda, patrón de circulación global en un día normal. A la derecha, patrón de circulación global cuando suceden eventos de tiempo severo (prevalencia de circulaciones meridianas sobre las zonales). Crédito: Michael Mann / Universidad Estatal de Pensilvania, USA.

Aunque el tema se lleva investigando desde hace años, nuevo estudios revelan la existencia de una relación entre el Cambio Climático y una alteración del comportamiento de la Corriente en Chorro Polar que, a su vez, conduce a la génesis de episodios de tiempo severo (Fenómenos Meteorológicos Adversos).

Una serie de fenómenos que comprenden tanto a las lluvias torrenciales como a las sequías, en cuanto a la persistencia temporal de patrones meteorológicos inusuales, o la superación de récords históricos. Algo que viene ocurriendo últimamente con mucha frecuencia, y no solo en España.

Pues bien, el último estudio publicado a este respecto procede de la Universidad Estatal de Pensilvania, USA, que hemos querido adaptar al castellano en esta entrada.

¿Qué es la Corriente en Chorro Polar, o Chorro Polar?

Conviene recordar este concepto, que nombramos con mucha frecuencia pero que, si no se tiene perfectamente claro, va a impedir la correcta compresión del estudio.

A grandes rasgos, el Chorro Polar es un enorme río de vientos muy intensos y que, principalmente, lo vamos a encontrar en las capas más altas de la atmósfera. Principalmente se busca en los niveles de 500 hPa (equivalente a unos 5,5 km. de altitud) y/o de 300 hPa (equivalente a unos 9 km. de altitud) y se pueden descubrir fácilmente en los campos de altura geopotencial allí donde las líneas están más juntas entre sí.

Básicamente existen sobre las fronteras entre las grandes regiones fuente de masas de aire, polares y subtropicales. Su variabilidad da lugar a otros sistemas meteorológicos que conocemos mejor, como son las propias borrascas, las vaguadas o las dorsales. De ahí que esté íntimamente relacionada con el tipo de tiempo (condiciones meteorológicas) que tengamos en superficie.

Cuando su disposición es, predominantemente horizontal, hablaremos de circulación zonal (que es independiente del sentido de los vientos en su seno; por lo general, en el Chorro Polar, serán de oeste a este). Si la disposición es vertical (o inclinada), hablaremos de circulación meridiana, y esto ocurre cuando se ondula, formando meandros.

Calentamiento Global y su impacto en el Chorro Polar.

Calor e inundaciones de verano sin precedentes, incendios forestales, sequías y lluvias torrenciales – los eventos meteorológicos extremos están ocurriendo más y más a menudo, pero ahora un equipo internacional de científicos climáticos ha encontrado una conexión entre muchos eventos climáticos extremos y el impacto que el cambio climático está teniendo en la corriente de chorro.

“Hemos llegado lo más cerca que hemos podido para demostrar un vínculo directo entre el cambio climático y una gran familia de fenómenos meteorológicos extremos recientes”, dijo Michael Mann, profesor distinguido de ciencia atmosférica y director del Earth System Science Center de la Universidad Estatal de Pensilvania. “A falta de identificar realmente los eventos en los modelos climáticos”.

Los eventos meteorológicos inusuales que despertaron el interés de los investigadores son tales como la ola de calor europea de 2003, la inundación de 2010 en Pakistán y la ola de calor rusa, la ola de calor y sequía de Texas y Oklahoma de 2011 y los incendios forestales de 2015 en California.

Los investigadores analizaron una combinación de aproximadamente 50 modelos climáticos de todo el mundo que forman parte del Proyecto de Intercomparación del Modelo Acoplado, fase 5 (CMIP5), que forma parte del Programa Mundial de Investigación del Clima. Estos modelos se ejecutan utilizando escenarios específicos y producen datos simulados que pueden evaluarse a través de los diferentes modelos. Sin embargo, si bien los modelos son útiles para examinar los patrones climáticos a gran escala y la manera en que es probable que evolucionen con el tiempo, no se puede confiar en ellos para una descripción precisa de los fenómenos meteorológicos extremos. Ahí es donde las observaciones reales resultan críticas.

Los investigadores examinaron las observaciones atmosféricas históricas para documentar las condiciones bajo las cuales los patrones climáticos extremos se forman y persisten. Estas condiciones ocurren cuando la corriente de chorro, una onda atmosférica global de aire que abarca la Tierra, se vuelve estacionaria y los picos y valles permanecen bloqueados en su lugar.

“Sin embargo, la mayoría de las perturbaciones estacionarias de la corriente de chorro se disiparán con el tiempo”, dijo Mann. “Bajo ciertas circunstancias, la onda es efectivamente limitada por una guía de ondas atmosféricas, algo similar a la forma en que un cable coaxial guía una señal de televisión. Las perturbaciones no se pueden disipar fácilmente, y grandes oscilaciones de amplitud en la corriente de chorro norte y sur pueden permanecer en el lugar mientras rodea el globo “.

Esta configuración restringida de la corriente de chorro es como una montaña rusa con amplios picos y valles, pero sólo se forma cuando hay seis, siete u ocho pares de picos y valles que rodean el globo. La corriente de chorro puede entonces comportarse como si hubiera una guía de ondas – barreras infranqueables en el norte y el sur – y una ola con grandes picos y valles puede ocurrir.

“Si el mismo clima persiste durante semanas en una región, los días soleados pueden convertirse en una grave ola de calor y sequía, y las lluvias duraderas pueden provocar inundaciones”, dijo Stefan Rahmstorf, del Potsdam Institute for Climate Impact Research (PIK) Alemania.

La estructura de la corriente de chorro se relaciona con su latitud y el gradiente de temperatura de norte a sur. Las temperaturas típicamente tienen los gradientes más escarpados en las latitudes medias y surge una corriente de chorro circumpolar fuerte. Sin embargo, cuando estos gradientes de temperatura disminuyen de la manera correcta, una corriente de chorro débil “doble pico” surge con los vientos más fuertes de la corriente de chorro localizados al norte y al sur de las latitudes medias.

“El calentamiento del Ártico, la amplificación polar del calentamiento, juega un papel clave aquí”, dijo Mann. “La superficie y la baja atmósfera se están calentando más en el Ártico que en cualquier otra parte del planeta, y ese patrón se proyecta hacia el perfil de gradiente de temperatura que identificamos como condiciones de guía de ondas atmosféricas”.

Teóricamente, las ondas verticales de corriente de chorro con ondulaciones norte / sur de gran amplitud deben causar eventos climáticos inusuales.

“No confiamos en los modelos climáticos todavía para predecir episodios específicos de clima extremo porque los modelos son demasiado toscos”, dijo el coautor del estudio Dim Coumou de PIK. “Sin embargo, los modelos reproducen fielmente patrones a gran escala de cambio de temperatura”, agregó el coautor Kai Kornhuber de PIK.

Los investigadores prestaron atención a las observaciones del mundo real y confirmaron que este patrón de temperatura se corresponde con la corriente de chorro de doble punta y el patrón de guía de onda asociados con fenómenos meteorológicos extremos persistentes a fines de primavera y verano como sequías, inundaciones y olas de calor. Encontraron que el patrón se ha hecho más prominente en observaciones y simulaciones del modelo del clima.

“Usando las simulaciones, demostramos que el aumento de los gases de efecto invernadero son responsables de este incremento”, dijo Mann.

Los investigadores señalaron en la edición de hoy (27 de marzo) del Informe Científico que “Tanto los modelos como las observaciones sugieren que esta señal se ha distinguido recientemente del ruido de fondo de la variabilidad natural”.

“Ahora somos capaces de conectar los puntos cuando se trata de calentamiento global causado por el hombre y una serie de eventos meteorológicos extremos recientes”, dijo Mann.

Si bien los modelos no rastrean de manera fiable los fenómenos meteorológicos extremos, reproducen los patrones de corrientes de chorro y los escenarios de temperatura que en el mundo real llevan a lluvias torrenciales durante días, semanas de tiempo soleado y ausencia de precipitaciones.

“Actualmente sólo hemos estudiado simulaciones históricas”, dijo Mann. “Lo que sigue es examinar las proyecciones de modelo del futuro y ver lo que implican sobre lo que podría saltar a la palestra en cuanto a aumentos adicionales en condiciones meteorológicas extremas se refiere”.

También han trabajado en este proyecto Sonya K. Miller, Analista Programador de la Universidad Estatal de Pensilvania; y Byron A. Steinman, profesor asistente del Departamento de Ciencias Medioambientales y Terrestres, y Observaciones de Grandes Lagos, de la Universidad de Minesota, Duluth.

2 comentarios

  1. daniel el travieso dice:

    Muy bueno, se me queda corto y todo para un profano como yo. Sugerencia, más de esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *