La temperatura en la Edad de Hielo era unos 7ºC inferior en el conjunto del Planeta

La última Edad de Hielo llevó la temperatura del Planeta a unos 7 ºC más fría de lo conocemos actualmente.

El dato, que puede resultar poco llamativo, se trata de un registro muy importante puesto que hablamos en términos de la temperatura global de la Tierra e incluso hablar de varias décimas, supone una desviación considerable.

La cuantificación de esta anomalía ha sido hallada por un equipo de investigación de la Universidad de Arizona.

La última Edad de Hielo

El último periodo glacial o glaciación Würm (popularmente como Edad de hielo) fue la última de las cuatro glaciaciones que tuvieron lugar del Pleistoceno al Cuaternario

La glaciación Würm vino tras de Riss. Comenzó hace 110.000 años y finalizó hacia el 10.000 a.C. dando paso al Holoceno o periodo pos glacial, época en la que nos encontramos en la actualidad.

Una época de hielos perennes

Durante la glaciación Würm grandes áreas de la Tierra fueron ocupadas por casquetes de hielo, el clima se enfrió a nivel global, lo cual afectó incluso a zonas tropicales y provocó una regresión marina que disminuyó la superficie de océanos y mares.

Las principales zonas cubiertas por hielo fueron los Andes patagónicos, toda la cordillera de los Andes hasta la cordillera oriental colombiana, Fenoscandia, Nueva Zelanda, los Alpes, el norte de la Cordillera norteamericana, la zona de los grandes, Islandia, las islas británicas y los dos Polos.

Gracias a ese frío aún conservamos los grandes glaciares de Groenlandia o la Antártida y algunas zonas, hoy en día áridas, tuvieron mayores precipitaciones, como es el caso del Altiplano.

7 grados menos

Este grupo de investigación ha logrado establecer que la temperatura media del Planeta durante el último máximo glacial de hace 20.000 años, fue de unos 7 ºC menos que hoy.

Para hacernos una idea de lo acusado del descenso térmico respecto a lo que conocemos en la actualidad, la temperatura global promedio del siglo XX fue de 14 ºC.

Ilustrado con mapas

Los investigadores han sido capaces de crear una serie de mapas para ilustrar cómo las diferencias de temperatura variaban de unas regiones a otras.

Por ejemplo, en América del Norte y Europa, las partes más septentrionales estaban cubiertas de hielo y eran extremadamente frías.

En cambio, los valores más extremos se dieron en las latitudes más altas.

De este modo, en el Ártico, la temperatura media era ¡unos 14 grados centígrados! más fría que hoy en día.

Los polos reaccionan de forma más extrema

Ese dato confirma lo que los modelos climáticos proyectan en el futuro, el hecho de que los polos del Planeta reaccionan de manera más brusca a los cambios de temperatura global del Planeta.

Numerosos estudios han predicho que las altas latitudes se calentarán más rápido que las bajas; es lo que hemos tratado en anteriores ocasiones como amplificación polar.

Influencia del carbono atmosférico

Además, los científicos hallaron que, por cada duplicación del carbono atmosférico, la temperatura global debería aumentar en 3,4 ºC.

Es decir, una perspectiva que está en el medio del rango predicho por la última generación de modelos climáticos (de 1,8 a 5,6 ºC).

Para tener otra referencia, los niveles de dióxido de carbono atmosférico durante la Edad de Hielo fueron de unas 180 partes por millón; antes de la Revolución Industrial llegaron a unas 280 partes por millón y hoy en día han alcanzado las 415 partes por millón.